Muchas veces nos encontramos que una impresora 3D deja de extruir material, aparentemente sin explicación, cuando pocos segundos antes había empezado a dibujar la base sin problema alguno:

Si os fijáis en este ejemplo (ignorad las lineas verticales que salieron posteriormente, al empujar el filamento para confirmar que NO se había obstruído el extrusor), en la parte superior derecha se aprecia (al ampliar) como el filamento impreso es cada más fino, hasta que se ven solo los puntos de los agujeros de la cama, y finalmente deja de imprimir.

Esto ocurre porque la base está, en este punto concreto, demasiado cerca del extrusor y hay que bajarla algo, alrededor de una o dos décimas de milímetro: al moverse el cabezal y tocar con exceso de presión en la base, no deja espacio para que salga el filamento.

Al ocurrir esto, la rueda dentada que lo empuja hacia el Hot-End (esa pieza que calienta el material antes de salir por el extrusor) nunca deja de girar y el resultado es que se “come” o “rasca” el filamento… dejando una pequeña muesca que hace que no continúe avanzando cuando el extrusor se encuentra a la distancia correcta de la base.

 

En realidad no se ha obstruído: por un momento el filamento ya caliente no ha encontrado salida por el extrusor y ha quedado dañado… En este ejemplo, poco despues de darnos cuenta de que no salía material la impresora ya estaba unas capas más arriba. En ese momento empujamos manualmente el filamento, y continuó extruyendo sin mayor problema…. que tener que volver a empezar la pieza…!

 

LA SOLUCION: hay que calibrar correctamente la base, bajandola un poco en ese punto o esa zona, en función del modelo que tengáis. Con unas décimas de milímetro debería haber suficiente espacio para que el filamento nunca deje de salir de forma contínua…!

Hoy os queremos mostrar un pequeño ejemplo de problema de calibración en una impresora UP! 3D BOX.

Fig. 1 – Como detectar un problema de calibrado en tu impresora 3D

En este caso, imprimiendo el soporte para una pieza en ABS, habiendo calendado previamente la base a unos 60º durante 15 minutos, la impresora había empezado a imprimir sin problema alguno.

 

Como veréis sin ampliáis la fotografía, en la parte izquierda las pasadas del cabezal dejan un filamento recto, uniforme, creando una malla más o menos recta en ambas direcciones. En la parte derecha en cambio, justo donde ha empezado a levantarse por el centro, el material que ha extruído no queda recto, no es uniforme, sino que hace unos “churros” para entendernos: esto ocurre cuando hay demasiada distancia entre la punta del extrusor, y la base sobre la que imprimir.

 

La solución debería ser hacer un calibrado de nuevo, almenos de esa parte de la base si vuestra impresora lo permite, ya sea utilizando el AutoLevel de las UP3D, ya sea de forma manual, subiendo esos puntos de la base unas décimas de milímetro, hasta que quede como debería…

Jugadores de XBOX !!!

Si tienes una XBOX y has grabado tus espectaculares y épicas batallas, tienes la oportunidad de ganar uno de estos premios gracias al fabricante de discos duros Seagate!

 

SEMANAL:   GameDrive para XBOX + £100 

FINAL:           XBOX One S + £500

 

Envia tu video haciendo clic en la imagen:

xbox

Página siguiente »